Trabajando en entornos competitivos, las empresas constructoras buscan aumentar la eficiencia, productividad y control de la seguridad de los empleados, los vehículos, y los activos de construcción de alto valor.